NacionalUltima Hora

América Latina, FMI alerta por desaceleración y alta inflación

América Latina, FMI alerta por desaceleración y alta inflación. FMI traza panorama oscuro para América Latina ante desaceleración del crecimiento y alta inflación con tensiones sociales.

América Latina FMI inflación

Las economías de América Latina se mantuvieron bien el año pasado a pesar de los impactos de la invasión de Rusia a Ucrania y las alzas de las tasas de interés a nivel mundial y la reaparición de la inflación, afirma el FMI.

En 2022, la economía de la región se expandió casi un 4 por ciento, el empleo se recuperó con fuerza y ​​el sector de servicios se recuperó del daño causado por la pandemia.

Las presiones inflacionarias están retrocediendo en muchos países debido a los esfuerzos tempranos y decididos de los bancos centrales, así como a los precios mundiales más bajos de los alimentos y la energía.

Sin embargo, la inflación subyacente (es decir, excluyendo alimentos y energía) se mantiene alta en alrededor del 8 por ciento en Brasil, México y Chile (y algo más alta en Colombia pero más baja en Perú).

A pesar de estas noticias alentadoras sobre el crecimiento y la inflación, es probable que 2023 sea un año desafiante para la región. El crecimiento de este año está a punto de disminuir a solo un 2 por ciento, en medio de tasas de interés más altas y la caída de los precios de las materias primas.

La creación de empleo y el gasto de los consumidores en bienes y servicios se están desacelerando, y la confianza de los consumidores y las empresas se está debilitando. El crecimiento también se verá frenado por la desaceleración de los socios comerciales, en particular Estados Unidos y la zona del euro.

Precios y salarios

Además, es probable que hacer que la inflación vuelva a los objetivos de los bancos centrales sea un proceso prolongado que esté sujeto a riesgos, incluido el aumento de las presiones salariales.

La desaceleración del crecimiento, la alta inflación y la incertidumbre global significan que muchas personas en la región verán disminuir su nivel de vida este año y probablemente enfrentarán una mayor ansiedad sobre su futuro.

El creciente descontento social y la disminución de la confianza en las instituciones públicas ha sido una tendencia importante en la región desde hace algún tiempo. Las tensiones sociales ciertamente se exacerbaron durante la pandemia.

Las personas más pobres, en particular las que trabajan en servicios presenciales, fueron las más afectadas por las consecuencias económicas. Si bien el apoyo del gobierno ayudó, muchos no pudieron aislarse por completo del impacto negativo, como lo demuestra el notable aumento de la pobreza.

El aumento de la inseguridad alimentaria también es un síntoma clave de los efectos socioeconómicos duraderos de la pandemia.

Clase media

La clase media de la región también enfrenta una situación económica más inestable. Muchas pequeñas empresas tuvieron problemas durante los cierres y los salarios de los trabajadores de ingresos medios se vieron erosionados por el subsiguiente aumento de los precios.

Revertir estas tendencias y el impacto de la pandemia requiere restaurar la estabilidad macroeconómica e impulsar el crecimiento de manera duradera a través de reformas estructurales. Pero encontrar un terreno común para llevar a cabo reformas económicas sensatas en un entorno de importantes tensiones sociales será una batalla cuesta arriba.

Al mismo tiempo, la posibilidad continua de disturbios y parálisis política tiene el potencial de erosionar la confianza y pesar sobre la actividad económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *