enero 28, 2023

Chile, cómo es el extremo Hoki Mai Challenge. El Hoki Mai Challenger es una de las tantas competencias extremas en Chile, un viaje en canoa de 3 días en el Pacífico medio para crear conciencia.

Chile Hoki Mai Challenge

La competencia Hoki Mai Challenge en Chile es una verdadera aventura de casi 500 kilómetros través de un tramo del Océano Pacífico en una gran canoa.

Comenzó el sábado en Rapa Nui, un territorio del Pacífico que forma parte de Chile y es más conocido como Isla de Pascua.

El evento consiste en una travesía en canoa en la que nueve rapanuis, dos chilenas y una hawaiana buscan concienciar sobre la importancia de la mujer en el mundo, instar a la protección del medio ambiente y celebrar la unión de las islas de la Polinesia.

Los 12 atletas han estado entrenando seis días a la semana desde mediados de septiembre, preparándose para un viaje que los llevará desde Rapa Nui a Motu Motiro Hiva, otra isla en el Pacífico medio que pertenece a Chile.

“No será fácil”, dijo Gilles Bordes, coordinador de Hoki Mai. “Tres días y tres noches”.

Bordes se mudó a Rapa Nui a principios de este año, pero ha vivido en Polinesia durante tres décadas, dedicando gran parte de su tiempo al remo.

Remar

“Estoy muy agradecido con todos los tahitianos por enseñarme su cultura y cómo remar”, dijo. “Vengo de Francia, pero me aceptaron y me permitieron compartir esto con ellos”.

Hoki Mai persigue tres objetivos. El primero es en honor al piragüismo en la Polinesia, que se practica desde hace siglos. El segundo se relaciona con el medio ambiente. Motu Motiro Hiva –también llamado Salas y Gómez– es una isla deshabitada, pero su territorio y las aguas que la rodean han sido afectados por la contaminación.

El tercer propósito se relaciona con la igualdad de género. El equipo llevará un pequeño moai femenino, una de las estatuas antiguas por las que la Isla de Pascua es famosa, para crear conciencia sobre la importancia de las mujeres en el mundo. Una estatua más grande, tallada por un artesano local para Hoki Mai, será llevada a Motu Motiro Hiva en marzo.

Relevos

Durante la travesía, el remo se realizará en relevos: grupos de seis remarán durante unas cuatro horas, luego serán reemplazados por el siguiente turno. Quienes necesiten descansar lo harán en un buque de la Armada de Chile que escolta la canoa.

“El entrenamiento ha sido duro, especialmente para los que tenemos menos experiencia”, dijo Konturi Atán, un historiador de 36 años.

Atán dijo que un miembro de la tripulación lo invitó a unirse hace unos meses mientras remaba en una canoa para una sola persona.

Entrenamiento

“Me dijo: necesito que vengas los martes y jueves a ayudarnos; nos falta gente para entrenar”, dijo Atán, quien remó con ellos, compartió una comida y luego dijo “sí” a unirse al desafío.

En los días de entrenamiento, a menudo comenzaban antes del amanecer para acostumbrarse a la oscuridad a la que se enfrentarían durante gran parte del Hoki Mai.

“Practicamos remo por la noche, practicamos dormir poco, practicamos entrenamiento todos los días. Gimnasio, remo, gimnasio, remo, gimnasio, remo. Excepto el domingo, que descansamos”, dijo Atán.

La espiritualidad y lo sagrado son omnipresentes en Rapa Nui, incluso con rituales de cocina y canciones sobre su historia. El deporte también incorpora espiritualidad.

Varios días antes del viaje, la canoa construida para Hoki Mai fue bendecida con un “umu”, que consiste en cocinar bajo tierra con piedras calientes en una ceremonia sagrada.

“Lo hicimos con una gallina blanca”, dijo Atán. “Es algo espiritual. Comer un trozo es una conexión con nuestras raíces”.

Moai

Su legado cultural también está ligado a los moai, como el que llevarán consigo al Motu Motiro Hiva. Los moai son quizás los símbolos más reconocibles de Rapa Nui.

Talladas en piedra volcánica entre los años 1000 y 1600 dC en las faldas del volcán Rano Raraku, representan a los ancestros de los distintos clanes cuyos descendientes aún habitan Rapa Nui. Fueron colocados en plataformas ceremoniales llamadas “ahus” con sus torsos mirando hacia la isla para brindar protección. Atrajeron la atención internacional en octubre después de que un incendio dañara a decenas de ellos.

Los ahus se construyeron en algunos otros lugares de la Polinesia, pero los moai son exclusivos de Rapa Nui. El vínculo entre las islas vecinas sigue siendo fuerte. Rapa Nui, Tahití, Hawái e incluso Nueva Zelanda comparten similitudes lingüísticas y otras características.

Ahora, con Hoki Mai, también existe la expectativa de que esos lazos se expandan más allá de Polinesia. Por eso, el rapanui y el hawaiano remarán con dos chilenos “continentales”, como los locales identifican a los que vienen del continente chileno en Sudamérica.

“La idea de la canoa también es unión”, dijo Gilles Bordes. “Seis personas haciendo lo mismo para seguir adelante. La unión de culturas. Por eso la gente de Chile va a remar, para demostrar que juntos podemos avanzar hacia un futuro mejor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *