NacionalÚltimas Noticias

Chile, embajador en Estados Unidos alerta por derecha extrema

Chile, embajador en Estados Unidos alerta por derecha extrema. Juan Gabriel Valdés, embajador de Chile en Estados Unidos, advierte sobre la amenaza de la extrema derecha en América Latina.

Chile embajador Estados Unidos

Tras el retorno de la democracia a Chile, Valdés fue canciller durante dos años (1999-2000); dos años como jefe de la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en Haití (2004-2006); y cuatro años como embajador de Chile en Estados Unidos (2014-18).

Además, ha sido embajador tanto en Argentina como en España, y se ha desempeñado como representante permanente de Chile ante la ONU.

Y ahora, después de toda una vida de experiencia, Valdés, de 75 años, regresa como el principal diplomático de Chile en Washington, esta vez en representación del presidente Gabriel Boric. Está en medio de una oleada de líderes de izquierda que ahora gobiernan las seis economías más grandes de América Latina.

Como informó recientemente el New York Times, “el sufrimiento económico, el aumento de la desigualdad, el sentimiento ferviente contra los titulares y la mala gestión de Covid-19 han alimentado un péndulo que se aleja de los líderes de centro-derecha y de derecha que dominaban hace unos años”.

En los últimos cuatro años, los votantes han llevado a presidentes de izquierda y centroizquierda a sus cargos en Argentina, Chile, Colombia, Honduras, México, Panamá y Perú. Esa tendencia se consolidó aún más en octubre, cuando el expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva derrotó por un estrecho margen al titular, Jair Bolsonaro, en una segunda vuelta electoral, lo que marcó un sorprendente regreso para el popular agitador de 77 años.

Crecimiento negativo

Valdés habló recientemente con The Washington Diplomat sobre por qué sucede esto y sobre los problemas más serios que enfrenta América Latina en general y Chile en particular.

“En la mayor parte de América Latina, el proceso de modernización seguido por el gobierno y el sector privado generó resentimiento y desigualdad. Esto produjo una conmoción social”, dijo Valdés, quien en 1976 obtuvo un doctorado en ciencias políticas de la Universidad de Princeton.

“Chile tuvo su propia rebelión social en 2018. Esto nos mostró que teníamos que responder a las necesidades de las personas que no tenían pensiones, ni servicios de salud reales y una educación extraordinariamente cara”.

Agregó: “Habíamos reducido enormemente la pobreza y pensamos que estábamos fuera de peligro. Pero la pandemia produjo, una vez más, un aumento de la pobreza y la desigualdad social. Ha habido una gran contracción en la actividad económica”.

Se esperaba que Chile terminara 2022 con una inflación del 10,8 % y un crecimiento del PIB de alrededor del 1,4 %, un marcado contraste con el crecimiento anual promedio del 7,2 % que experimentó desde mediados de la década de 1980 hasta la crisis financiera asiática de 1997-1998, e incluso con el 3,5 %. % de crecimiento del PIB registrado entre 1998 y 2005.

América Latina

“Toda América Latina está pagando por eso. Retrocedimos 10 años, particularmente en la lucha contra la pobreza y la desigualdad de género”, comentó. “Se ha prestado menos atención a la educación, pero estamos empezando a ver las consecuencias para la educación, y para la salud mental, que pueden ser desastrosas, como resultado de la pandemia”.

Valdés dijo que América Latina se vio más afectada por el covid-19 que cualquier región del mundo. Desde el punto de vista médico, Chile tuvo suerte, dijo, porque su sector de salud pública se mantuvo intacto a pesar de los largos años de dictadura militar bajo Pinochet.

“En 2023 esperamos una recesión”, dijo. “El impacto tanto de la pandemia como de la guerra en Ucrania ha sido enorme como resultado del aumento de los precios de los alimentos. En algunos países eso ha sido una ventaja, como los exportadores de alimentos Argentina y Brasil, que han podido aumentar su suministro a Occidente. Pero en otros países que no tienen producción propia, los resultados han sido evidentes”.

Izquierdas

A pesar de la serie de victorias de la izquierda en la región, Valdés advirtió que una franja de extrema derecha, como lo ejemplifican los desvaríos de los expresidentes derrotados Donald Trump y Jair Bolsonaro, aún podría desestabilizar América Latina.

“Al igual que en Europa, los movimientos que responden a las reformas recientes son cada vez más radicales. Trump es la expresión estadounidense de ese movimiento”, explicó. “Por un lado, las redes sociales y la revolución de las comunicaciones en los últimos 20 años han aumentado las dificultades para las democracias parlamentarias. Las personas tienden a no sentirse representadas y sienten que los hombres fuertes les permitirán estar más representadas en el gobierno”.

Valdés agregó: “Muy pocas veces en su historia América Latina ha estado tan paralizada como lo está hoy. Nuestro principal objetivo ahora es crear una mayoría democrática que defienda las democracias de los ataques provenientes de los partidos neofascistas de extrema derecha. Evidentemente esto está pasando en Europa, y ahora se escucha, en algunas partes de América Latina, este tipo de discurso que apela al orden, la disciplina y el nacionalismo para justificar la represión”.

La única entidad que se creó para defender la democracia en la región, la Organización de los Estados Americanos (OEA), de 73 años, está en “crisis” y ha perdido influencia con el tiempo, dijo, como lo demuestra su incapacidad para resolver el estancamiento político en Venezuela.

Biden

En el lado positivo, las relaciones de Estados Unidos con Chile son muy fuertes, y Biden, a los 80 años, uno de los jefes de Estado más antiguos del hemisferio, y Boric, de 35 años, tienen “la misma orientación” cuando se trata de justicia social y el esfuerzo mundial para reducir las emisiones de carbono.

“Pero apuntamos a algo aún más ambicioso: transformar nuestras economías en economías verdes”, dijo Valdés, y señaló que Chile es un productor clave de litio e hidrógeno verde.

“Lo producimos con el calor del desierto. Estamos muy entusiasmados con la decisión de Biden de convertirse en líder en esta área y queremos atraer inversiones estadounidenses a este sector”.

Chile, con una población de 20 millones, alberga ahora a 500.000 refugiados venezolanos y 150.000 haitianos. A pesar de sus diferencias, Venezuela tiene una de las reservas de petróleo crudo más grandes del mundo y Haití es una de las naciones más pobres de la Tierra, ambos se encuentran en medio de crisis económicas severas y prolongadas provocadas por la inestabilidad política.

“Por supuesto, cualquier país que envíe a siete millones de sus habitantes fuera de sus fronteras es un problema muy serio”, dijo Valdés sobre Venezuela, que ha superado a Siria, devastada por la guerra, en número de personas que huyen. “La falta de diálogo ha resultado enormemente difícil. Creemos que solo el diálogo puede resolver el problema, no de otra manera, como se insinuó durante la administración Trump”.

Desafortunadamente, dijo Valdés, la OEA ha sido ineficaz para detener los abusos a los derechos humanos en Venezuela bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Al mismo tiempo, Chile reconoce a Maduro como líder de Venezuela, a diferencia de Estados Unidos, que reconoce únicamente al político opositor Juan Guaidó como jefe de Estado del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *