febrero 24, 2024

Chile, startup Algramo cambia relación con el plástico

Chile startup Algramo plastico jpg.webp

Chile, startup Algramo cambia relación con el plástico. En cualquiera de las tiendas de barrio de Chile verá máquinas de recarga de Algramo, una startup que dinamita el abuso del plástico en la vida diaria.

Chile startup Algramo plástico

Chile cuenta con sistema de máquinas de recarga instalados por la startup Algramo para combatir el pàstico. Los clientes llevan contenedores reutilizables, cada uno equipado con una etiqueta RFID única, para rellenar los elementos esenciales diarios, como champú, detergente líquido y lavavajillas. También pueden pedir recargas a su puerta y pagar a través de una aplicación de teléfono.

Los servicios de recarga como estos son fundamentales para abordar la crisis de contaminación plástica, dicen los expertos. Reducir el consumo de productos plásticos de un solo uso, incluidas botellas y envases, puede disminuir los 430 millones de toneladas de plástico que la humanidad produce al año, dos tercios de los cuales son productos de corta duración que pronto se convierten en desechos.

Fundamentalmente, el costo de los productos de Algramo por gramo es el mismo sin importar cuán poco o cuánto compren los clientes. Aliviar el “impuesto a la pobreza”, que obliga a las personas con ingresos más bajos a incurrir en mayores gastos por no comprar al por mayor, Es el objetivo central de la empresa emergente chilena Algramo.

Empresas como Algramo, que se estableció en 2013 en industria de reciclado en Chile, ilustran los beneficios económicos de abordar este problema y reinventar la relación de la humanidad con el plástico. Como ha dicho su fundador y director general, José Manuel Moller, “la gente está decidiendo entre su bolsillo o su planeta, por eso tenemos que ser más baratos y mejores”.

Ahorro económico

“Nuestros clientes pagan el empaque solo en la primera compra”, dice el gerente de marca de Algramo, Cristóbal Undurraga. “Esto permite que las familias paguen alrededor de un 40 por ciento menos por lo esencial de la vida debido al sobreprecio que suelen tener los productos en formatos pequeños”.

Dado que un tercio de todos los plásticos producidos se usan solo una vez y se desechan, las soluciones a la crisis de contaminación plástica deben seguir un enfoque de ciclo de vida, según el informe Apagar el grifo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) publicado ayer. Esto implica reducir la contaminación plástica en todas las etapas del ciclo de vida de un producto y fomentar la reutilización.

“Debemos eliminar el plástico innecesario”, dijo Elisa Tonda, Jefa de la Subdivisión de Recursos y Mercados del PNUMA. “La industria de alimentos y bebidas es la principal fuente de desechos plásticos en los países en desarrollo y es responsable de 9 de los 10 artículos más comunes recogidos durante la limpieza de playas”.

Cambiar la aguja en el uso de plástico requerirá un cambio de sistema que aborde las causas de la contaminación plástica y cree oportunidades de mercado, dice Tonda. “Los gobiernos, las empresas y el sector financiero deben incentivar la reducción del consumo de plástico, fomentar la reutilización de plástico, prohibir los envases y productos de plástico innecesarios, invertir en reciclaje y comprometerse con asociaciones que aborden la contaminación plástica”, agregó.

Grandes empresas

Según Undurraga, uno de los mayores desafíos que enfrentó la empresa fue cambiar la forma en que las grandes empresas tratan el plástico.

“Las empresas han configurado sus equipos y sus proveedores para trabajar siguiendo un modelo lineal, en el que, una vez vendido el producto, el envase no tiene relevancia para ellos”, dice. “Proponemos lo contrario: una vez que se vende un producto, es responsabilidad de la empresa mantener ese empaque en la economía y fuera del medio ambiente, y estamos aquí para ayudar a facilitar esa transición”.

La empresa se ha expandido fuera de Chile; a principios de este año, probó sus máquinas expendedoras en una sucursal de Lidl en West Midlands en el Reino Unido, lo que permitió a los clientes rellenar cuatro tipos de detergente para ropa de marca propia de Lidl. Algramo también está probando máquinas expendedoras en asociación con Nestlé en Indonesia para sus productos Milo y Koko Krunch. La start-up tiene máquinas expendedoras en Nueva York y se prepara para ingresar al mercado mexicano.

Contaminación marina

“Chile tiene más de 6.000 kilómetros de costa, por lo que la contaminación de nuestros océanos es mucho más evidente que en otros países, pero (hay lugares) que están literalmente inundados de plástico por las malas prácticas de las industrias y los gobiernos a nivel mundial. Tenemos que enfrentar esto como un problema global”.

Dado que solo el 9 por ciento del plástico se recicla en todo el mundo cada año, es preferible reutilizar los contenedores de plástico que tirarlos a la papelera de reciclaje. “Tenemos que dejar de creer en la fantasía de que el reciclaje es la solución para la gestión de residuos”, dice Undurraga. “Nunca podremos reciclar la cantidad de plástico que estamos produciendo».

About The Author