Chile y Perú, obispos quieren diálogo por migrantes. Obispos de Chile y Perú llamaron al diálogo entre los gobiernos para resolver la crisis de migrantes en la frontera, en situación crítica.

Chile Perú obispos migrantes

Durante las últimas dos semanas de abril de 2023, cientos de migrantes, en su mayoría venezolanos, pero también colombianos y haitianos, han estado tratando de salir de Chile e ingresar a Perú porque Chile ha endurecido sus políticas de inmigración.

Los obispos de las diócesis de Tacna, Perú, y Arica, Chile, han llamado a las autoridades de ambos países a buscar una solución a través del diálogo a la crisis migratoria que se vive actualmente en la frontera.

Durante las últimas dos semanas, cientos de migrantes, en su mayoría venezolanos, pero también colombianos y haitianos, han estado tratando de salir de Chile e ingresar a Perú porque Chile ha endurecido sus políticas de inmigración. Los extranjeros manifiestan que su objetivo final es regresar a sus países de origen.

Sin embargo, según el ministro del interior de Perú, Vicente Romero, solo se están aceptando quienes presenten su cédula de extranjería, visa y pasaporte. El resto ha permanecido en la frontera entre ambos países, soportando las inclemencias del tiempo del desierto, enfrentándose algunos de ellos a la policía.

Ante la situación, el gobierno peruano declaró la semana pasada estado de emergencia en la mayoría de sus pasos fronterizos para que las fuerzas armadas apoyen a la policía. Por su parte, el gobierno chileno ordenó en febrero la militarización de su frontera norte para evitar que más migrantes ingresen ilegalmente al país.

Fenómeno migratorio

En un comunicado emitido el 29 de abril, el obispo de Tacna y Moquegua, Marco Cortez, y el obispo de Arica, Moisés Atisha, lamentaron los enfrentamientos en la frontera y reiteraron su llamado a que con un “diálogo sincero entre todas las partes involucradas” se pueda llegar a una solución. para los migrantes, incluidas las familias con niños y las personas mayores.

Los prelados señalaron que “todos estamos de acuerdo en que el fenómeno migratorio debe ser regulado por las autoridades correspondientes”, pero esto “no es sinónimo de prohibir o considerar a esas personas como un mal para la sociedad”.

Los obispos dijeron que la militarización de la frontera o la declaración de emergencia “son medidas coercitivas que exigen soluciones más ponderadas y justas”.

Sin embargo, agregaron que los hechos de violencia cometidos por algunos migrantes en los países que los han recibido ha llevado a que los ciudadanos estén en contra de quienes buscan mejores condiciones de vida.

Fronteras

Quienes intentan cruzar las fronteras “son personas que buscan un lugar donde tengan oportunidades para construir una vida digna”, dijeron los obispos, señalando que la extrema pobreza los ha obligado a emigrar.

“Por ello, reconocemos y agradecemos los esfuerzos y servicios que están realizando las autoridades constituidas y las instituciones de la sociedad civil. Como Iglesia Católica, no solo estamos presentes en momentos de emergencia, sino que caminamos con ellos todos los días y buscamos acogerlos e integrarlos a la sociedad”, agregaron.

Los obispos de Tacna y Arica señalaron que la solución depende de decisiones políticas y por ello pidieron “un auténtico y sincero ejercicio de corresponsabilidad por parte de la comunidad internacional” y de las autoridades nacionales y regionales.

Finalmente, los prelados invocaron la protección de la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela, e instaron a las autoridades a buscar la ayuda de Dios para encontrar “los caminos para solucionar este problema para que no tengamos que llorar víctimas por la violencia que se está desatando”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *