NacionalUltima Hora

Chilenos Catalina Marin y Rodrigo Maturana, su casa en Sonoma

Chilenos Catalina Marin y Rodrigo Maturana, su casa en Sonoma. La pareja de chilenos Catalina Marin y Rodrigo Maturana llevaron obras de arte familiares y textiles de Chile a su casa en el Valle de Sonoma, en California.

Catalina Marin Rodrigo Maturana Sonoma

Catalina Marin y Rodrigo Maturana han trabajado arduamente para crear un hogar familiar que sus tres hijos puedan amar, un hogar lejano de Chile, en Sonoma. Tanto Catalina y Rodrigo se criaron en Chile y se mudaron al condado de Sonoma hace casi una década.

Catalina se crió en Santiago en una familia de artistas y hacedores. Se conocieron en la escuela de negocios y ambos desarrollaron carreras en marketing (Rodrigo en la industria del vino, Catalina en corporaciones internacionales como L’Oréal y PepsiCo).

Cuando la pareja se instaló en Sonoma, se dieron cuenta de que tenían la oportunidad de redefinir el equilibrio entre su vida laboral y familiar y crear un hogar relajado pero con un diseño vanguardista que conecta los hilos de la vida internacional que han construido juntos.

Catalina, cuyo ojo para el diseño fue cultivado por su madre artista, imaginó la casa de la familia en Healdsburg con una mezcla de piezas contemporáneas y de mediados de siglo, todas unidas por un sentido de la historia.

La propia historia de la pareja se centra en la apreciación de la artesanía y la naturaleza: la lámpara hecha por un amigo local con una calabaza cultivada en su finca, conchas marinas y piedras recolectadas en las playas chilenas durante los viajes para visitar a la familia, pinturas de su hija mayor en las paredes. y ahora, almohadas y mantas tejidas a mano del negocio textil de Catalina.

Chiloé

Al crecer, Catalina pasó los veranos acampando y montando a caballo en la escarpada isla costera de Chiloé, cerca de la Patagonia, donde las tradiciones de subsistencia de la agricultura y el tejido llevan a las familias locales a través de las estaciones. La isla muestra un paisaje salvajemente hermoso de playas, iglesias de madera desgastadas, cabañas de pesca pintadas con colores brillantes y exuberantes pastos salpicados de ovejas. Los artesanos locales tejen mantas de lana y otros textiles para obtener ingresos en el invierno, cuando la agricultura y la pesca no son tan fructíferas.

El negocio de Catalina, TREKO Chile, importa las creaciones de estos artesanos rurales, conservando las técnicas tradicionales de esquila, tejido y teñido de ovejas, al mismo tiempo que abre la belleza de su artesanía a nuevos ojos.

“No se trata solo de preservar la artesanía chilena, sino las tradiciones específicas de esta isla”, explica Catalina. “Le pregunto a uno de nuestros artistas, por ejemplo, ‘¿Cómo hiciste este bucle en particular?’, y luego podemos crear un diseño junto con mil de esos mismos bucles en una almohada. Es abrazar toda esa belleza que tienen de una manera contemporánea”.

Una de las ventajas de las lanas naturales y los tintes utilizados en los diseños de Treko es que son increíblemente resistentes y aptos para toda la familia. En la casa de la familia en Healdsburg, estos textiles tradicionales se usan todos los días y resisten bien todos los pequeños (ya veces grandes) líos que se presentan con tres niños. Hay una manta de lana de calidad tradicional en el respaldo del sofá y almohadas tejidas a mano en las camas, todo hecho con un cuidado informal que comunica que se trata de un hogar familiar.

Familia

También hay grandes comidas alrededor de la mesa del comedor, partidos de fútbol en el patio trasero (tanto Rodrigo como su hijo Santiago, de 11 años, son grandes fanáticos del fútbol) y reuniones con los vecinos. “Siento que eso es lo que hacemos en Chile”, dice Catalina. “Siempre estamos con nuestras familias, y ahora nuestros amigos aquí son nuestra familia”.

Las barbacoas son populares, al igual que las fiestas de preparación de empanadas donde la hija menor de la pareja, Catita, de 9 años, toma la iniciativa de amasar la masa y servir el relleno con una cuchara. En el Año Nuevo, Catalina hace pastel de choclo, una cazuela de maíz dulce, cebolla, carne molida y huevos cocidos en ollas de barro individuales para cada miembro de la familia.

Catalina cultiva el aprecio por el arte con sus hijos, al igual que lo hacían sus padres cuando ella era pequeña. “El don del arte está en todas partes”, dice, explicando cómo su abuelo la llevó de excursión, señalando pequeños detalles en la forma en que crecían juntas las hojas de una planta.

La hija mayor de la pareja, Renata, de 12 años, continúa con la tradición artística familiar y recientemente trabajó en una serie de hermosos y expresivos retratos en blanco y negro sobre papel de estraza marrón que Catalina había enmarcado para la esquina de la sala de estar. Catalina mantiene ocupados a los tres niños con proyectos de arte abiertos y experiencias al aire libre para seguir fomentando la creatividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *