febrero 24, 2024

dos muebles que deberían ser tomados más en cuenta

muebles veladores respaldos

Hoy vamos a hablar de dos piezas del mobiliario que no suelen tomar el lugar principal: el respaldo de cama y los veladores. A pesar de ser generalmente opacados por otros muebles más vistosos como las mesas, las camas y las bibliotecas, estos también son una parte esencial de cada cuarto.

Como ambos dos son tan diferentes, elegimos centrarnos en dos características distintas de cada uno: en el caso de los veladores, nos vamos a centrar en los diferentes estilos de diseño que pueden adoptar, centrándonos en dos de los tipos más populares: los vintage y los modernos.

En cuanto a los respaldos, más que a lo referido al diseño, vamos a hacer hincapié en algo más fundamental: los diferentes materiales que pueden tener.

Los distintos tipos de respaldo

Muchas veces, al elegir el mobiliario para el dormitorio, se da prioridad a la cama y se pasa por alto la importancia del respaldo. Sin embargo, un respaldo cama 2 plazas puede ser una adición muy útil y estéticamente atractiva. Al agregar un respaldo, puedes transformar una cama en una zona más funcional para descansar y relajarse.

Un respaldo puede tener diferentes materiales como metal, madera o tapizado. Cada material ofrece diferentes ventajas y desventajas a tener en cuenta para elegir el modelo que más se ajuste a tus gustos y habitación.

Veladores de metal

Empecemos con los respaldos de cama 2 plazas de metal. Estos son más ligeros y fáciles de trabajar que los de otros materiales, por lo que en general son opciones más económicas. El que sea más ligeros también hace que transportarlos e instalarlos sea más sencillo.

Pero por otro lado, estos son más propensos a daños y abolladuras que las opciones en madera. Adicionalmente, algunos modelos pueden ser fríos si no están bien diseñados, y un tanto incómodos si no cuentan con algún tipo de tapizado o acolchado.

Entre los tipos de metal más populares para respaldo de cama 2 plazas se encuentran el hierro y el cobre. El primero de ellos, el hierro, es uno de los más antiguos y populares. Este es un metal duradero y muy fuerte, lo que garantiza un respaldo que durará años.

Por otro lado, tenemos al cobre, su cálido color característico es sin dudas uno de sus puntos fuertes, solo superado por la enorme cantidad de diseños que puede adoptar. El cobre adicionalmente es un metal más ligero que el hierro, volviéndolo más práctico en general.

veladores muebles

Respaldo de madera

Pasando al siguiente material, un respaldo de cama 2 plazas madera es una gran opción para tanto los amantes de lo moderno como los fanáticos del vintage. Estos respaldos brillan por la enorme versatilidad de estilos en los que pueden encontrarse, habiendo uno para cada gusto.

Por otra parte, la desventaja principal de este material es el precio. La madera, al ser más difícil de fabricarse en masa, requiere mayor trabajo en su elaboración, lo que se ve reflejado en el precio.

Por otra parte, los respaldos de cama doble de madera generalmente están hechos con roble o pino. En un principio, el roble destaca por tanto por los hermosos patrones naturales de su madera y la gran variedad de sus tonalidades.

Aunque por otro lado, la madera de roble está entre las más caras, y esto, sumado al costo de la carpintería en general, pueden hacer un respaldo cama 2 plazas blanco de madera de roble un mueble no muy económico.

En cuanto al pino, este es una opción bastante más económica que el roble. Además, a diferencia de este, su madera es más blanda y ligera, volviendo más sencillo de transportar y trabajar.

Veladores

Desde hace literalmente cientos de años que los veladores son una parte importante de los dormitorios, esto hace que sea muy fácil encontrar una enorme cantidad de estilos. Como no podríamos hablar detenidamente de todos, vamos a sintetizarlos todos en dos tipos muy generales: los veladores vintage y modernos.

Empezaremos por los veladores vintage. Sería incorrecto decir que este tipo de veladores son un estilo puntual: lo “vintage” agrupa una enorme variedad de diseños, modelos, y estilos muy distintos entre sí que comparten la sola característica de ser “viejos”.

Viejos también es relativo: un velador de hace 100 o 200 años probablemente sea considerado igual de vintage. De cualquier forma, este “estilo” sigue siendo muy demandado y utilizado en todo tipo de hogares, creemos que en parte es porque es muy sencillo heredar estos hermosos muebles, además de la enorme cantidad de veladores en oferta de este tipo en ferias y similares.

Entre la multitud de estilos a los que se les pega esta categoría, los más populares son los muebles art deco (originado en el 1920), el victoriano (finales del 1800), o el rococó (mediados del 1700), entre otros.

Por otro lado tenemos a los veladores modernos. A pesar de lo que su nombre parece indicar, este estilo encuentra sus orígenes hace alrededor de 70 años (o más en algunos casos) y, de la misma forma que el anterior, no es un solo estilo sino varios que suelen confundirse entre sí.

El más antiguo de los modernos es el bauhaus. Un típico velador bauhaus suele estar sostenido por una característica base en forma de patas curvas de metal en forma de óvalo, y contar con varios acabados también metálicos a lo largo del mueble.

Si bien este tipo de veladores hoy en día ya se han vuelto normales, les recordamos que este movimiento comenzó hace más de cien años, donde fue realmente revolucionario. Por otro lado, el estilo que sin dudas se acerca más a lo que consideramos hoy en día moderno es el escandinavo. Este surgió en el norte de Europa en la década de los 50 y hasta hoy han mantenido la etiqueta de “moderno”.

Este estilo se caracteriza por utilizar formas simples e icónicas, líneas claras y materiales como la madera y el cuero. Por ejemplo, un velador blanco y pequeño, con largas patas de madera clara sería un velador modelo del estilo escandinavo.

Con esto último damos por terminado el artículo de hoy. Esperamos que hayan encontrado útil (o al menos interesante) los diferentes tipos de materiales y estilos de los que hablamos en esta oportunidad.

About The Author