enero 29, 2023

L’Oreal intenta sacar del mercado mexicano a Isdin


La Procuraduría Federal de Consumo (Profeco) de México, y por elevación el mismo Gobierno de México, están en el punto de mira por su interés y, por lo tanto, presunta corrupción, en beneficiar a L’Oréal, gigante mundial de la cosmética, en contra y en perjuicio de la compañía española de dermocosmética y fotoprotección Isdin.

Primero fueron diferentes medios mexicanos los que denunciaron un complot orquestado por L’Oréal y Profeco contra Isdin, remontándose a 2020 cuando la Procuraduría Federal de Consumo inició una campaña contra la empresa española, con la intención de hacer desaparecer del mercado mexicano sus fotoprotectores. Para ello, usó todo su aparato de poder para declarar ilegal un fotoprotector de la marca y así asustar a los consumidores haciendo creer que representaba un peligro para la salud pública.

Un plan coordinado

La pasada semana, El Confidencial aportó documentos sobre el caso que confirmaban y comprometían tanto a la Procuraduría, a la dirección de L’Oréal en México y al Gobierno de López Obrador. En toda la documentación se demuestra que existía un plan coordinado entre todos, con un cruce de cartas y documentaciones entre diputados, el responsable de Profeco (equivalente en España al Ministerio de Consumo) y la compañía francesa. En una de esas comunicaciones la diputada Lilia María Sarmiento recomendaba a Profeco actuar con Isdin y que le remitiesen información sobre los productos que pudiesen inmovilizar, además de incluir un texto en la revista del consumidor de cara a dañar la reputación de la compañía española.

En ese mismo hilo, una estrecha colaboradora del procurador Ricardo Sheffield escribía a la directora jurídica de L’Oréal en México, Marisol González. “Pide usted que el procurador presente un informe detallado sobre los hallazgos y anormalidades que tuviera el producto bloqueador solar Fusion Water de la marca Isdin», revela la carta remitida a la ejecutiva.

Cumplía las normas

Según esta carta, L’Oréal exigía a Profeco que se sancionase económicamente a los comercializadores del bloqueador Fusion Water de la marca Isdin. La adjunta de Profeco, Talía del Carmen Vázquez le comunica a la firma francesa que «en caso de problemas con la salud del bloqueador solar Water Fusion de la marca Isdin, se inmovilizarán productos en an aquel» y le comenta que se les podrán imponer multas que podrían llegar hasta los dos millones de dólares.

Desde Profeco se encargaron de difundir y divulgar por todos los medios los presuntos resultados negativos del producto. Pero el plan orquestado se vio truncado al comprobarse que el fotoprotector de Isdin cumplía con todas las normas sanitarias federales.

Profeco también lo intentó encargando un estudio de calidad a través del laboratorio nacional de protección al consumidor que analizó el protector solar de la compañía española. Pese a que dicho laboratorio no encontró ninguna anomalía, el procurador dio orden de seguir investigando el producto hasta que encontrasen algo que justificase la retirada del producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *