febrero 1, 2023

Messi, un jugador que al mundo le costará olvidar

Messi, un jugador que al mundo le costará olvidar. El último partido de Messi, el jugador que viste los colores de Argentina, es uno para que el mundo atesore sea hincha o no de la selección.

Messi jugador mundo

Nunca sabremos lo que es estar en los pantalones del jugador Lionel Messi. Pero sí sabemos, muchos de nosotros, lo que es ser hincha de Messi, en todo el mundo.

Este lunes, un día después de la coronación de Argentina como nuevo campeón del mundo, no hay más Messi con esa camiseta blanquiazul de Argentina. No, la tierra no dejará de girar, porque no importa cuántos veranos gobierne un deportista, el otoño finalmente lo alcanza, y su heroísmo se asienta en las páginas de la historia como hojas muertas.

Durante más de 18 años —su primer partido con el Barcelona fue el 16 de octubre de 2004 (su debut con Argentina fue 10 meses después)—, el mago rosarino ha hipnotizado a medio mundo —o más, quién sabe— con sus alucinantes actos en el campo de fútbol.

Ha sido como un hábito que crece en ti, día a día, temporada tras temporada, hasta el punto en que, si te gusta, sientes un hormigueo en las extremidades cada vez que su pie izquierdo dibuja un arco fantástico con el balón.

Pero no todos como él. Muchos lo han despreciado por su personalidad relajada cuando las cosas no salen como él quiere. Se burlaron de él después de que aparentemente se retiró después de la derrota de Argentina en la Copa América 2016 ante Chile.

Y luego está el ejército de fanáticos de Cristiano Ronaldo, que desencadenan el debate GOAT ante el más mínimo error para menospreciar al hombrecito. Pero incluso para ellos, Messi es un hábito, no importa si lo hacen para burlarse de él.

Aura

Esa es el aura de Lionel Messi. Tanto en el amor como en el odio, no hay escapatoria de Messi si sigues el fútbol.

¿Es el más grande? Debatible, pero ¿acaso importa? El mundo se sienta con una balanza cada vez que un gran jugador se retira, desenterrando sus logros, contando sus medallas, etc. ¿Pero es contable la grandeza de Messi? ¿Es genial porque ganó siete premios Balón de Oro porque tiene los poderes para transportarse de lo real a lo surrealista con solo una finta corporal? ¿Es grandioso por sus cuatro triunfos en la Liga de Campeones o porque aumenta tu espíritu de conquistar las adversidades cuando regatea a los defensores como una corriente monzónica que fluye libremente?

Si bien el mayor debate siempre será como un halo para Messi, en la vida y más allá, no es por eso que personas de todo el mundo se han rendido a sus pies. Para un fanático de Messi en Calcuta o Kochi, él es la esencia misma del fútbol, uno que hace que te enamores del juego, llores de alegría, te enfurruñes ante el fracaso. ¿A quién nos dirigimos cuando cuelga las botas? Sí, puede que continúe con sus carreras de seda en los carriles del fútbol de clubes por el momento, pero ¿por cuánto tiempo? Tiene 35 años y si uno no se equivoca, sus ojos se ven cansados.

«Maradoha»

Para los que vieron poco o nada a Diego Maradona, para quien Pelé es como un cuento popular antiguo, un Messi o Cristiano Ronaldo es fútbol. Pero Cristiano no es un Messi. El astro portugués no es menos un genio con el balón, pero no es poesía. Messi sí. ¿Y por qué solo poesía? Messi es todo lo que puede ser una obra de arte. La forma en que compone esas asistencias, no es simplemente fútbol, es Mozart jugando al fútbol.

O si no te interesa el arte, piensa en Messi como un Vengador, bendecido con poderes más allá de lo común, dispuesto a salvar al mundo de hundirse en las profundidades de la depresión mientras reparte alegría con su fútbol.

Messi es en realidad un ciudadano del mundo, puedes reclamarlo como tuyo desde cualquier rincón de la tierra. En esta parte del mundo, fácilmente pasaría por el típico ‘Bangali’, un hombre de familia que no olvida llamar a sus seres queridos sentados en el césped del Maracaná tras conquistar la Copa América. Llámalo «Messida» si quieres.

Copa del Mundo

Messi ha sido una constante en el fútbol como pocos lo han sido en cualquier deporte. Toma esta Copa del Mundo. Algunos deseaban una final Messi vs Cristiano, otros querían un enfrentamiento Messi vs Brasil.

Es posible que nunca descifremos a Messi en su totalidad, ya que no solo es universal, es el universo del fútbol en sí mismo. Pero experimentar a Messi es precioso. Nosotros, que hemos vivido en los tiempos de Lionel Messi, nos hemos ganado cuentos de hadas para transmitir a nuestros nietos.

“Había una vez un Messi…”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *