enero 27, 2023

Perú, caos en Cusco con turistas enfermos y hambrientos

Perú, caos en Cusco con turistas enfermos y hambrientos. Debido al caos por protestas sostenidas en Perú dejan a turistas enfermos y hambrientos en una ciudad remota de Cusco, en la frontera con Bolivia.

Perú Cusco turistas caos

Las protestas provocadas por la creciente crisis política de Perú han dejado varados a decenas de turistas, incluidos niños, en un remoto pueblo de montaña durante más de 48 horas. La razón del caos es que los lugareños rechazan el paso a Bolivia, dijo a Reuters un miembro del grupo.

Alrededor de seis autobuses y 60 personas quedaron varados en la ciudad andina de Checacupe, en la región peruana de Cusco, en la madrugada del 13 de diciembre, dijo Wilmaris Villarroel, una andinista costarricense-venezolana cuyo autobús fue detenido en ruta a La Paz, en Bolivia.

La salida de la presidencia del ineficaz ex mandatario Pedro Castillo el 7 de diciembre ha provocado protestas callejeras mortales en todo Perú, así como bloqueos de carreteras y trenes que han dejado varados a cientos de turistas en las ruinas de Machu Picchu en Perú.

Villarroel dijo a Reuters que los lugareños no permitirían que el grupo, que según ella incluye a ancianos y niños, continuara su viaje.

“Dijeron que si tratábamos de pasar nos quemarían vivos”, dijo Villarroel, aunque Reuters no pudo verificar la afirmación.

Villarroel agregó que los conductores bolivianos de los autobuses no han querido o no han podido dar la vuelta y que la presencia policial ha sido mínima.

Mientras tanto, los esfuerzos para asegurar la ayuda de las embajadas extranjeras en Perú no han tenido éxito, dijo Villarroel.

Viajeros varados

En un video filmado por Villarroel y verificado por Reuters, viajeros de Argentina, Chile, Francia, Japón, Inglaterra, Perú y Estados Unidos piden asistencia internacional.

Nos han tomado como rehenes en Perú”, dijo una mujer francesa en el video.

Villarroel dijo que el grupo tiene poco efectivo y los lugareños se han resistido a venderles comida y agua, dejándolos hambrientos y deshidratados, y varios se enfermaron al verse obligados a dormir en autobuses con baños que ya no funcionan.

“No tenemos la culpa de lo que está pasando en el país”, dijo Willarroel a Reuters. “Es una nación hermosa y solo queremos continuar nuestro viaje”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *