febrero 2, 2023

Perú, gobierno de Canadá apoya a nueva presidenta Boluarte

Perú, gobierno de Canadá apoya a nueva presidenta Boluarte. Embajador de Canadá en Perú, Louis Marcotte, con canciller peruana Ana Cecilia Gervasi Díaz, expresa apoyo al gobierno de Dina Boluarte.

Perú gobierno Canadá

Canadá toma partido en Perú por el nuevo gobierno de Dina Boluarte, mientras el hemisferio se divide sobre quién gobierna Perú. En representación de Justin Trudeau, el embajador canadiense expresó su acompañamiento a la gestión de la nueva presidenta Dina Boluarte.

Canadá ha reconocido a Dina Boluarte y ha enviado a su embajador en Lima para transmitir en persona un mensaje de apoyo al nuevo gobierno, poniendo a Ottawa firmemente de un lado de una crisis que ha dividido al hemisferio en dos bloques rivales.

En un comunicado de prensa, la nueva canciller de Perú, Ana Cecilia Gervasi, quien hasta hace poco era cónsul general de Perú en Toronto, dijo que se había reunido con el embajador de Canadá, Louis Marcotte, y «reiteró el agradecimiento de Perú por el compromiso de su país de trabajar con la presidenta Dina Boluarte».

El jueves, un tribunal de Lima ordenó que el depuesto presidente Pedro Castillo fuera detenido sin derecho a fianza durante 18 meses mientras espera juicio por cargos de rebelión, luego de un intento fallido de suspender el congreso y la constitución de Perú la semana pasada.

Escándalo sinfín

Castillo, un impopular presidente de izquierda cuyo mandato ha estado marcado por escándalos, conmocionó al país el 7 de diciembre cuando apareció en la televisión nacional y anunció que gobernaría con poderes de emergencia.

Pero su intento de un «autogolpe» se convirtió en una farsa cuando quedó claro que no tenía respaldo real de las fuerzas armadas, la policía o el poder judicial de Perú, ni siquiera de su propio gabinete.

A las pocas horas, su familia abandonó el palacio presidencial y se dirigió a la Embajada de México en busca de asilo. Pero sus propios guardaespaldas detuvieron su caravana y lo llevaron a una estación de policía. Allí fue puesto bajo arresto y luego acusado penalmente por su propio fiscal general, mientras que el Congreso votó para deponerlo y juramentar a su vicepresidente como su reemplazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *