Más de ocho millones de toneladas de plástico acaban en los océanos cada año. Una cifra que, según WWF, equivale a volcar un camión repleto de basura en el mar cada minuto. Un problema que se arrastra a nivel mundial, al que hay hacer frente con contundencia.

Hoy en día, la dependencia de los plásticos es total: representan el 75% de todo lo que se consume. Y aunque las cifras indican que la sociedad es cada vez más consciente de la importancia del reciclaje, el 50% de estos residuos plásticos acaban en los vertederos y no se reciclan.

Promover un sistema más sostenible

Apostar por una economía circular de los envases es una de la vías más prometedoras para poder frenar la producción masiva de plástico, dando una segunda vida a los residuos que ya están en la cadena de valor. Y para lograrlo, la industria, la administración pública y el usuario final deben ir de la mano. Todos ellos tienen un papel fundamental e indispensable en esta lucha.

En esta línea, el Gobierno aprobó a principios de año el Real Decreto de Envases y Residuos de Envases que tiene por objetivo promover políticas de reciclaje más estrictas y sentar las bases de la economía circular en España. No obstante, hay empresas que ya han dado un paso al frente en su afán de ser un agente de cambio para la sociedad y generar un impacto positivo en el medioambiente. Una de ellas es precisamente Danone.

Nuevas soluciones

La compañía sondea soluciones a través de iniciativas innovadoras que contribuyen a la generación de un mercado secundario de plástico PET reciclado, que impulse la economía circular y refuerce una mejor gestión de los residuos a escala nacional. “La forma de consumir ha cambiado. Si queremos aportar alimentos saludables, tenemos que hacerlo a través de un planeta saludable”, advierte Borja Lafuente, responsable de Sostenibilidad de Danone Iberia.

El ejecutivo de la compañía explica que es momento de dejar de teorizar y aplicar en la práctica estos nuevos conceptos. “Luchar contra el cambio climático exige acciones concretas. En Danone queremos tener un papel activo y ser parte de la respuesta que la sociedad necesita ante los actuales retos a los que nos enfrentamos. Contribuir en la reciclabilidad de los envases plásticos es un reflejo del trabajo que llevamos a cabo para liderar un sistema alimentario más sostenible”, afirma.

ReNueva, un proyecto pionero

En esa dirección, Danone impulsó hace cinco años ReNueva, un proyecto pionero en el sector creado con el propósito de recuperar envases provenientes de actividades hosteleras y de restauración. El programa recupera envases (PET) procedentes especialmente del sector horeca, los selecciona y los traslada a una fábrica para su conversión a plástico reciclado de alta calidad (rPET). Dando así una segunda vida al plástico, reintroduciéndolo al mercado. 

Además, se encarga a su vez de la gestión de los residuos de la plataforma de venta online y entrega a domicilio ‘Font Vella en Casa‘, que integra en su servicio la recogida y el posterior reciclaje del plástico de las botellas que proporciona a sus clientes.

“Danone quiere tener un papel activo y ser parte de la solución que nuestra sociedad y planeta necesitan”, ha señalado Laia Mas, directora de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Danone Iberia.  Prueba de ello es la reciente puesta en marcha de la segunda planta de selección de envases de la iniciativa. La apertura de este centro situado en la población toledana de Noblejas se ha realizado de la mano de Recuperaciones Pérez, líder del sector de recuperación y gestión de residuos. 

Con esta nueva planta, la compañía busca tener la capacidad de autoabastecerse de alrededor de 800 toneladas de este material al año, que se destinarán a la producción de botellas de Lanjarón, producidas íntegramente con plástico rPET desde el pasado año, y Font Vella.

Creando empleo social

Desde su puesta en marcha en 2019 con una primera planta en Montcada i Reixac (Barcelona), el proyecto se ha caracterizado por ser un generador de empleo social. Esta nueva planta creará al menos 15 puestos de trabajo al año dirigidos a personas con discapacidad o en paro de larga duración, una cifra que se suma a los 50 empleos sociales que ReNueva ya ha creado desde su nacimiento.

La formación también tiene un papel destacado en este proyecto. De la mano de Ecoembes, cada año Danone organiza una escuela de reciclaje que pretende formar a alrededor de veinte personas por edición, con el objetivo de incorporarlos a la planta o que puedan encontrar un puesto de trabajo dentro del sector de la gestión de residuos.

Hasta la fecha, el proyecto ya ha formado a 85 personas en esta área. Paralelamente, ha conseguido generar impacto en más de 17.000 personas con las campañas de sensibilización impulsadas por ReNueva sobre la importancia del reciclaje para asegurar la sostenibilidad y circularidad.

ReNueva cierra el círculo: del PET al rPET

El viaje de las botellas de plástico PET comienza con su fase de recuperación. Danone pone a disposición de sus clientes del canal Horeca un servicio de recogida de envases. Un servicio al que también tienen acceso sus consumidores a través de la plataforma de venta online Font Vella En Casa. Una vez las plantas de Noblejas y de Moncada i Reixac han recibido las mercancías con los envases, estos se descargan y pasan un proceso de clasificación según su tipología para facilitar la fase de selección. 

Seguidamente, los materiales son volcados en la cadena de selección donde los trabajadores realizan una separación manual de los envases, eligiendo únicamente aquellos que son aptos para su transformación a rPET. Los envases seleccionados pasarán a la fase de prensado y serán trasladados a una fábrica que se encargará de su transformación a plástico reciclado.

Infografia del proyecto ReNueva / DANONE

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *