Noticias relacionadas

Se avecinan tiempos difíciles para la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuya capacidad de supervisión vuelve a ser desafiada por el curso de los acontecimientos. El organismo que preside Rodrigo Buenaventura tendrá que dar lo mejor de sí para afrontar un escenario en el que se plantea la primera OPA hostil del mercado español en décadas, y nada menos que sobre un valor del Ibex como Banco Sabadell; y también otra en ciernes sobre otro de los grandes componentes del selectivo como Naturgy; además de las de ya planteadas, salidas a bolsa, etcétera.

La operación de BBVA sobre su competidor bancario es especialmente delicada por su carácter y las primeras fricciones que ya se han dado entre los contendientes. De ahí que haya sido muy prudente por parte del supervisor comenzar a tomar cartas en el asunto cuanto antes y extremar la exigencia a las partes.

Medidas como la interrupción del programa de recompra por parte de Banco Sabadell, en aras a preservar el principio de neutralidad, indican que, al menos por ahora, la CNMV emprende un camino adecuado que, eso sí, no deberá abandonar, so pena de incurrir en agravios comparativos que le dejarán en una posición complicada.

Es la hora de ser valientes… e independientes. Todos los focos del mercado van a estar sobre labor de un organismo que, históricamente, ha adolecido de falta de medios ante el ingente y relevante trabajo que tiene por delante, lo que ha derivado en múltiples episodios de desbordamiento. Por ahora, las manos de Buenaventura sostienen con fuerza el volante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *