Succession, antes del final razones de su éxito. Series como Succession no son habituales y ante su final se destaca el péndulo entre la obscena diversión y lo trágico, a lo Shakespeare.

Succession final

Succession terminará el domingo por la noche, cuando HBO transmita el último episodio de la cuarta y también última temporada, que ya ha matado al barón conservador de los medios Logan Roy, destrozó las psiquis de sus herederos traicioneros, y convirtió al tonto primo Greg en una herramienta de lo que puede ser el país bajo un primer presidente fascista.

Mientras espera que se transmita el final las mejores cosas para leer sobre «Succession», de las versiones de The Washington Post sobre los mimados personajes y diálogos inmaculados, hasta reveladoras entrevistas con las estrellas y creadores del programa.

¿Quién es en realidad el peor personaje?

Succession funciona en muchos niveles: como sátira, como teatro literario, como farsa. Pero podría decirse que debe su gran popularidad a su capa superficial sucia: es un programa sobre gente horrible que hace cosas horribles el uno al otro.

Hay una relación constantemente fluctuante de odio, amor y envidia entre Logan Roy y sus hijos, Roman, Shiv y Kendall (lo siento, Connor, en realidad no cuenta), por no hablar de parásitos como Tom Wambsgans y el director general de la empresa familiar, Gerri.

Preguntaron a profesores en filosofía profesores, uno especialista en ética y otra una heredera de la vida real para reflexionar: ¿Qué personaje es el más asqueroso? Nadie coincide.

Sucesión se describe a menudo como una sátira de la familia Murdoch y su imperio Fox News, con Logan reemplazando al patriarca Rupert Murdoch, cuyos hijos han tenido en su propia vida real increíbles dramas de poder.

Fox News

Los paralelismos han parecido especialmente gruesos esta temporada, con un episodio culminante sobre el canal de noticias conservador de Roy, ATN, sesgando los resultados de una elección presidencial. En una pieza de perspectiva para nosotros, Alan Rusbridger escribe que el episodio «se jugó como una reescritura de la víspera de las elecciones presidenciales de 2020”. (Fox News pagó recientemente una suma enorme para resolver una demanda en el que fue acusado de difundir información errónea para mantener a Donald Trump en el cargo después de que perdió la elección).

Pero, escribe Rusbridger, hay mucho más detrás de “Succession” que una simple ensartando a los Murdoch: “La dinámica familiar del programa siempre se ha resistido al paralelo, incluso si te gustaría pensar que el despiadado Roman Roy es una versión de Lachlan Murdoch, quien ganó la batalla de sucesión, o que e aintrigante Shiv Roy apenas parece tener mucho en común con Elisabeth Murdoch, quien se alejó del imperio Murdoch mucho antes del final.

El creador de «Succession», Jesse Armstrong, explica la verdadera génesis de Sucesión: los guiones completos. De hecho, Armstrong concibió originalmente el programa como un documental falso sobre Rupert Murdoch, pero escribió que aquel «guión era un fracaso».

La idea se reformuló a lo largo de varios años y finalmente se convirtió en una exploración ficticia de «todos los dinámicas familiares más fascinantes dentro de un medio híbrido ficticio propiciamente equilibrado».

Sí, hay mucho de Murdoch en «Succession», pero también algo de Sumner Redstone, algo de Robert Maxwell, incluso un poco de Robert Durst.

Steve Kolowich, del Post, escribió sobre el descenso del personaje favorito de los fans, Greg Hirsch, el el primo de Roy, torpe y con una carga moral, que comienza la serie y es despedido de su trabajo como mascota del parque temático, y sus familiares lo corrompen gradualmente hasta que le pregunta a Tom en Temporada 3, «¿Qué voy a hacer con un alma de todos modos?».

Ironía trágica

Succession se destaca por unir diálogos burdos con drama de alto concepto. Testigo de eso sucedió el domingo pasado en episodio fúnebre, en el que Roman hace chistes sobre tener sexo con su madrastra en el ataúd de Logan, luego, minutos después, rompe en llanto mientras intenta entregar su el elogio del padre, revelando a un niño traumatizado debajo de las bromas de incesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *