marzo 1, 2024

Sudamérica, rol de la Iglesia ante crisis de migrantes venezolanos

0

Sudamérica, rol de la Iglesia ante crisis de migrantes venezolanos. Iglesia en Sudamèrica lucha para hacer frente a la crisis de migrantes venezolanos, a través del trabajo de Cáritas.

Sudamérica Iglesia migrantes venezolanos

La continua implosión económica de Venezuela, con una caótica dolarización de facto y una inflación alta que hace que la vida sea cada vez más desafiante para los más pobres, ha llevado a un número creciente de personas a abandonar el país y mudarse a las naciones vecinas.

Los funcionarios de la iglesia que trabajan con migrantes en países como Brasil, Colombia y Perú han informado una mayor afluencia de venezolanos que cruzan la frontera en las últimas semanas.

Muchos de ellos terminan uniéndose a inmigrantes de otras nacionalidades -haitianos, cubanos y ciudadanos de varios países asiáticos y africanos que quieren llegar a América del Norte- pero los venezolanos superan en número a todos los demás.

“No es comparable a la emergencia que tuvimos en 2019, pero ahora entre 300 y 700 venezolanos ingresan a Brasil todos los días”, dijo la hermana Terezinha Santin, quien dirige la Pastoral del Migrante en el estado de Roraima.

Explicó que hay refugios para algunos de los inmigrantes en la frontera y en la capital de Roraima, Boa Vista. El gobierno brasileño también tiene un programa para ayudarlos a establecerse en otros estados. Pero la gran cantidad de recién llegados y la falta de políticas para ayudarlos a encontrar trabajo y alquilar una casa está provocando una crisis humanitaria.

“Hay miles de venezolanos en la calle ahora. La Iglesia ofrece al menos 1200 comidas calientes a los inmigrantes sin hogar todos los días en Boa Vista, y otras 400 en Pacaraima [una ciudad en la frontera]”, dijo Santin. Con el inicio de la temporada de lluvias, está preocupada por las condiciones de esos grupos.

Vulnerables

La mayoría de los inmigrantes actuales tienen algún tipo de vulnerabilidad, según ella. El ministerio acompaña actualmente a un grupo de 100 venezolanos de la tercera edad, personas que llegaron a Brasil sin familiares, sin dinero y sin planes para el futuro.

“Muchos de ellos sufren graves problemas de salud, incluido el cáncer”, describió Santin.

El otro día, dijo, habló con una cocinera jubilada que tenía un hijo viviendo en Colombia y el otro en Estados Unidos. “Su esposa murió y él decidió cruzar la frontera. Ahora está en la calle”, lamentó.

Muchas mujeres embarazadas y madres solteras con niños pequeños también están ingresando a Brasil, agregó Santin.

“Quieren dar a luz en Boa Vista por la falta de atención médica en Venezuela. Otros quieren matricular a sus hijos en escuelas brasileñas”, afirmó.

Pero Brasil no ha ampliado el número de escuelas y hospitales en la región, por lo que hay un déficit creciente en esos servicios.

Xenofobia

La xenofobia ha ido en aumento. El Ministerio del Migrante ha capacitado a decenas de voluntarios que acompañarán a los venezolanos a las citas médicas y otros servicios públicos para ayudarlos a comprender la información en portugués y garantizar que sean tratados adecuadamente.

Otra causa del aumento reciente es la expiración de una política de Estados Unidos relacionada con la pandemia de COVID-19, que permitió al país expulsar más fácilmente a los inmigrantes sin documentos, dijo Cindy Rodero, quien trabaja en Cáritas Bogotá en Colombia.

“Se han difundido todo tipo de noticias falsas a través de las redes sociales, y muchos inmigrantes tienen la esperanza de poder ingresar a los Estados Unidos. La trata de personas es enorme ahora”, le dijo a Crux.

Colombia ha sido el destino más importante de inmigrantes venezolanos en los últimos años. Miles de ellos todavía cruzan la frontera y entran en ciudades como Cúcuta, donde la diócesis local y varias congregaciones, incluidos los padres Scalabrini y los jesuitas, han implantado refugios y programas para ayudar a los inmigrantes en los últimos años.

Fronteras

“También hay venezolanos que cruzan la frontera todos los días para trabajar o estudiar y luego regresan a su país. Corren varios riesgos, ya que hay bandas criminales por toda la frontera”, dijo Rodero.

En Colombia, al igual que otras naciones sudamericanas, los recién llegados encuentran varias dificultades para regularizar su estatus migratorio, algo que les impide a la mayoría conseguir un trabajo o alquilar una casa, dijo. Es por eso que muchos también están regresando a Venezuela ahora.

Durante el pico de la crisis venezolana anterior, la iglesia estableció un programa regional para ayudar a los inmigrantes en tránsito llamado EuroPana.

“Actuamos en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Brasil, brindando seguridad alimentaria, kits de higiene e información sobre sus derechos”, explicó Rodero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *