Nacional

¿Qué es la Interoperabilidad de Salud?

Con la llegada de la pandemia, durante el 2022 creció la necesidad de aumentar la conectividad y agilizar los procesos en los diversos rubros para mantener la comunicación y tratar de continuar con las variadas operaciones que se vieron abruptamente interrumpidas.

Uno de estos rubros más dañados fue sin duda el de salud, en donde vimos como los centros se vieron colapsados y cómo las personas postergaban sus consultas y tratamientos por la contingencia.

A raíz de lo interior, es que, desde Minsait, una compañía de Indra, vimos la necesidad de incorporar el proceso de interoperabilidad de salud en las diferentes acciones.

En palabras simples, la interoperabilidad permite la continuidad de la atención y que los datos acompañen al paciente donde sean requeridos en todo el ciclo de vida y en todos los niveles de atención, como es la prevención, promoción, recuperación, rehabilitación y cuidados paliativos de la salud.

Con este sistema, se permite que estos datos obtenidos como los resultados de exámenes, atenciones de urgencia o diagnósticos de especialistas o terapias, pueden ser accedidas por el paciente en cualquier momento o por los profesionales de la salud al momento de la atención.

Minsait como uno de los principales partners tecnológicos de la salud a nivel mundial, ha evidenciado las necesidades existentes en el área y ha desarrollado su plataforma de interoperabilidad especializada en salud, llamada Onesait Healthcare Data, cuyo propósito es facilitar y simplificar las procesos de: recopilación, tratamiento, almacenamiento y gestión.

Los desafíos de la Interoperabilidad 

En el sector salud las opiniones son coincidentes respecto a los desafíos que enfrentamos como país respecto a la interoperabilidad, siendo en diferentes niveles un tema regional y mundial. Entre ellos desafíos más importantes encontramos:

1.- Adoptar estándares, los cuales ya existen desde el nivel, técnico, sintáctico y semántico, incluso contar con organizaciones internacionales dedicadas a la adopción del uso de estos estándares como es HL7 Chile, filial de HL7.org. Sin embargo, aún existe resistencia en el uso de estos estándares, en especial en startup que ingresan al sector, los cuales no tienen conocimientos de la complejidad de la industria o los mismos establecimientos de salud con sus desarrollos propios.

2.- El interés y compromiso con la salud digital y la interoperabilidad por las autoridades políticas y técnicas, en este punto es un trabajo compartido entre la industria y las autoridades, es deber de la industria ofrecer espacios para adquirir el conocimiento de los beneficios que conlleva la interoperabilidad, y es deber también de las autoridades el buscar los mecanismos para hacer uso de estas tecnologías para mejorar la prestación de servicios a las personas. En este punto ve con buenos ojos, el trabajo que están realizando desde el MINSAL (Ministerio de Salud) con el proyecto de HCC. El cual se espera que el mismo sea replicado a nivel de servicios de salud, comunas y hospitales, si así lo requieren.

3.- Contar con el capital humano especializado en interoperabilidad en salud, el que actualmente es insuficiente en números en el país para conseguir el cambio. Ahora también es cierto que mientras no exista una mayor demanda de estos perfiles por el mercado laboral, es difícil que se forme este personal altamente calificado y especializado. Los últimos años se ha avanzado en esta necesidad, donde organizaciones como el Centro Nacional de Sistemas de Información en Salud (CENS) y HL7 Chile, han sido clave en aumentar las capacidades locales.

Los Beneficios

Los beneficios que otorga el sistema de Minsait, es una oportunidad única que existe como sociedad para mejorar la salud, teniendo la posibilidad de cambiar las bases del modelo de atención, pasando de uno “hospitalocentrico” a un modelo “procesocentrico”. Es decir salir del hospital y pasar al proceso de salud de la persona, considerando el “viaje del paciente”(1) entre la atención primaria, secundaria y terciaria, sector privado y público, incluyendo hasta las farmacias u otros centros vinculados a la salud.

Otro de los beneficios, es poder pasar de un foco centrado en el profesional de la salud (especialmente médicos) a un foco centrado en las personas (el paciente), empoderando a este último en su propia atención, siendo activamente el dueño de su atención y de sus datos.

La interoperabilidad en salud es el pilar principal del nuevo modelo de salud digital, el cual consiste en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) para la entrega de servicios de salud a las personas (prevención, promoción, recuperación, rehabilitación y cuidados paliativos de la salud).

Gracias a la interoperabilidad podemos hacer “conversar” a los diferentes sistemas de información donde se registra el dato de salud y se puede visualizar la información del paciente, para la toma de decisiones de gestión clínica y gestión sanitaria.

En este proceso existen 3 efectos inmediatos en torno a los beneficios, los cuales serían:

  1. Reducir los errores médicos, al contar con toda la información del paciente.

  2. Mejorar la oportunidad de acceso a la información de salud del paciente, para el mismo paciente o los profesionales de la salud con los que se está tratando.

  3. Facilitar el acceso a los datos de una forma unificada, ordenada y simplificada, permitiendo desde una fácil comprensión del paciente, hasta su uso mediante ciencia de datos para medicina personalizada.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento del sistema se basa en una plataforma de interoperabilidad como la utilizada en la Connectathon_CL, la que tiene la posibilidad de integrar, normalizar, almacenar y transmitir cualquier dato de salud que se encuentre en forma digital, ya sea en un archivo digital (Excel, PDF, etc) o un sistema de información, a través de la lectura de su base de datos o a través de la misma aplicación (interfaz usuaria) o para usuarios más avanzados, a través de una API (Interfaz de programación de aplicaciones), lo cual es un conjunto de definiciones y protocolos que permiten la comunicación entre dos aplicaciones.

De este modo, las diferentes fuentes de información de salud, con distintos orígenes, como pueden ser los resultados de exámenes de laboratorio en una clínica, o los resultados de imágenes médicas de otro centro de salud e incluso información registrada en los smartwatch, son enviados o “buscados” por la plataforma de interoperabilidad Onesait Healthcare Data.

Bajo esta línea, son muchas las redes de salud que han evidenciado las ventajas de contar con herramientas de interoperabilidad, y entre ellas está el proyecto de Historia Clínica Compartida del Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Salud.

El reto para este proyecto era unificar la información clínica de los pacientes en materias de la continuidad de los cuidados que desde Atención Primaria se realiza sobre pacientes tras el alta hospitalaria.

Este proyecto, que se encuentra en desarrollo, permitirá dar acceso a los profesionales de la salud a la información del paciente durante el proceso de atención, con lo cual podrán tomar mejores decisiones, de forma más oportuna y con mayor calidad de la información. Este proyecto permitirá contar al sistema de salud público de Chile de los siguientes componentes:

  1. Directorio único de recursos funcionales, físicos y profesionales.

  2. Maestro unificado y estándar de pacientes.

  3. Escritorio profesional como único punto de entrada.

  4. Puesta en valor del dato ya existente en la organización.

  5. Fácil implementación y nulo impacto en el día a día de la organización en la fase de despliegue y con una mínima gestión del cambio.

Desde Minsait tenemos como objetivo ser el partner tecnológico de todas las organizaciones de salud que buscan volver a poner en el centro del quehacer a la persona, al ciudadano, al paciente.

Para estas organizaciones de la salud que buscan conectar la información existente a través de una implementación sencilla, que no interfiera en sus procesos y que quieren embarcarse en un proceso de transformación digital y disponer sistemas abiertos y unificados con un uso multidisciplinario y ubicuo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *