febrero 2, 2023

La Inteligencia Artificial y el Marketing - Punzo

La inteligencia artificial o IA lleva varias décadas entre nosotros. No obstante, es ahora cuando realmente está logrando una transformación en el mundo a través de sus múltiples aplicaciones. Si su nombre te resulta familiar, pero no terminas de entender en qué consiste, hoy vamos a conocer su significado a través de varios ejemplos prácticos. Aunque no podamos verla, cada vez está más presente en nuestro día a día.

¿Qué es la Inteligencia Artificial?

El concepto de inteligencia es algo que, como seres humanos, asociamos principalmente a nuestra especie. Hasta donde llega nuestro conocimiento, ninguna otra ha sido capaz de superarla. El debate acerca de si una máquina sería capaz de lograrlo lleva años abierto, y aunque parece que no será el caso, los avances en Inteligencia Artificial demuestran que las distancias sí que pueden reducirse en determinadas tareas.

Entonces, ¿cómo podemos definir a la Inteligencia Artificial? Aunque la definición exacta resulta algo compleja por su funcionamiento, podríamos decir que consiste en dotar a las máquinas de la capacidad de resolver problemas o situaciones que, hasta ahora, resolvían únicamente los humanos.

A través de la IA, una máquina es capaz de escuchar o leer mensajes que emitimos e interpretarlos, de manera que puedan ofrecer una respuesta acorde con lo que se espera. Dicho de otro modo, logran aprender por sí mismas y pueden sustituir al humano en diversas funciones.

Una de las diferencias más notables que hay entre la IA y las capacidades humanas es que una máquina puede recopilar y procesar una cantidad muy elevada de información y sacar conclusiones de esta. De ahí que en la actualidad sus usos principales estén enfocados al marketing digital, ya que dicha interpretación de datos permite mejorar las decisiones que se toman y logra que las estrategias sean más eficaces y personalizadas para cada cliente.

Puesto que su desarrollo avanza a pasos agigantados, cada vez son más las empresas que apuestan por ella. En concreto, alrededor de la mitad de quienes se dedican al marketing la incorporan ya en sus estrategias y cerca de un 30% se encuentra en proceso.

La inteligencia artificial en nuestro día a día

Para que se entienda mejor cómo funciona la inteligencia artificial, lo más eficaz es conocer cuáles son sus aplicaciones en el día a día, ya que, al fin y al cabo, lo que realmente importa es cómo podemos beneficiarnos de ella. Y de hecho, no están demasiado lejos, pues incluso nuestro teléfono móvil hace ya uso de ella.

Si alguna vez has ido a desplazarte en coche y has realizado una consulta en Google Maps para conocer las rutas disponibles y la cantidad de tráfico en el momento el que sales, estás haciendo uso de la IA. Esta se encarga de analizar los datos procedentes del estado de las carreteras en tiempo real y trasladarlos a tu dispositivo.

Los asistentes de voz y los chatbots son algunas de las aplicaciones más populares. En el caso de los primeros, cuando nos dirigimos a Siri de Apple, Cortana de Microsoft, Alexa de Amazon o el propio asistente de Google para darles una orden. El sistema interpreta nuestro mensaje y actúa en consecuencia o nos da una respuesta. A su vez, va aprendiendo progresivamente sobre nuestros gustos a medida que nos relacionamos con él. De este modo, cada vez se va perfeccionando y puede, incluso, llegar a adelantarse a lo que necesitamos.

Las redes sociales tampoco se quedan atrás y los contenidos que visualizamos se configuran con base en una serie de complejos algoritmos. Al ser la interacción con estas tan frecuente, estos últimos disponen de una cantidad de información ingente. A partir de ella, son capaces de conocer, incluso mejor que nosotros mismos, cuáles son nuestras preferencias a partir de los contenidos a los que les damos un “me gusta”. Otras recomendaciones personalizadas que se basan en el análisis de nuestra actividad y preferencias son las que aparecen en las aplicaciones musicales o de streaming en general.

En conclusión, podemos decir que la finalidad de la inteligencia artificial en nuestro día a día es ofrecernos lo que necesitamos en cada momento antes de que lleguemos a solicitarlo y mostrarnos únicamente aquello que va acorde con nuestras preferencias.

La inteligencia artificial en el marketing digital

El marketing digital hace referencia a todas las estrategias que se implementan con la finalidad de hacer a una empresa más atractiva de cara a su público objetivo y de promocionar sus productos y servicios a través de diversas herramientas y plataformas en línea. Pero ante la creciente cantidad de empresas y la facilidad para acceder a muchas de ellas a través del comercio electrónico, si se desea atraer a un grupo específico de consumidores es imprescindible adaptarse a sus necesidades y ofrecerles una experiencia lo más personalizada posible.

En los últimos años, las características de un producto o servicio no son suficientes para seducir a un consumidor. Hoy en día se presta atención a los valores de la empresa, su capacidad para responder a las consultas por la vía y el momento que aquel solicite o el grado de personalización y ajuste a lo que busca.

La inteligencia artificial es la encargada de conseguir todos estos objetivos y de integrarlos en una empresa. Si bien aún se ha avanzado poco en el campo de la creatividad, esta tecnología sí que permite obtener una elevada cantidad de información acerca de las preferencias y comportamientos de los consumidores, como veremos a continuación. Su capacidad de análisis supera con creces a la humana.

Pero además, como dijimos, permite personalizar todo lo que un usuario ve. No solo en lo que respecta a los contenidos, sino también a las campañas de marketing que se dirigen a él, a través de la segmentación y la definición del buyer persona de cada empresa.

Aplicaciones en el marketing digital

Si nos metemos de lleno en cómo la inteligencia artificial está modificando distintas áreas del marketing digital, podemos diferenciar cuatro categorías principales.

Análisis predictivo de las necesidades del usuario

El análisis predictivo hace referencia a una serie de técnicas que analizan datos actuales e históricos con la finalidad de poder hacer predicciones del futuro.

Con todos los datos que se obtienen, se separan los que realmente pueden aportar valor y los que no. Aquellos que sí serán analizados con la inteligencia artificial y con técnicas matemáticas para extraer patrones de comportamiento y preferencias.

A nivel empresarial, el análisis predictivo se emplea a su vez para detectar el nivel de riesgo. Un aspecto de gran utilidad en el sector de los seguros porque permite ajustar las tarifas de contratación al perfil de cada cliente.

Creación de contenidos

La tecnología de Procesamiento del Lenguaje Natural o PLN que emplean los ordenadores les da la posibilidad de procesar información, aprender de ella, organizarla y generar contenido nuevo a partir de todo lo anterior. Pero lo que más llama la atención no es que pueda crear un texto o sugerencias como dijimos en el punto anterior. Sino que pueda utilizar una expresividad muy similar a la de un humano.

Además de en la redacción, también se emplea la inteligencia artificial en las traducciones automáticas. Google Translator es el ejemplo más conocido. Gracias a sus redes neuronales, traduce un texto y le da una interpretación que también imita a la humana.

Gestión de la relación con la clientela

La inteligencia artificial también facilita la gestión de la relación con cada cliente, a través de los CRM. Este tipo de software permite clasificar en grupos a la base de datos de clientes para poder personalizar las campañas de marketing. También, con la información que se extrae se mejora la atención al cliente y se facilita la fidelización y la satisfacción general.

Publicidad digital

El uso de la inteligencia artificial en la publicidad digital nos puede resultar bastante familiar. Cada vez que accedemos a una página web, nos salta un mensaje que nos avisa de la política de las cookies y la gestión de nuestros datos. Más allá de las funciones necesarias para la visualización correcta, las más avanzadas buscan la personalización de todos los contenidos que vemos.

Conclusión

En la actualidad, son las grandes corporaciones quienes incorporan en mayor medida la inteligencia artificial. Y a través de las plataformas más avanzadas, como Oracle Cloud, IBM o Microsoft Azure. Las redes sociales tampoco se quedan atrás, que se nutren, principalmente, de ofrecer contenidos relevantes para sus usuarios. Y dentro de los CRM, HubSpot y Salesforce se encuentran a la cabeza.

Los avances no dejan de sucederse y la inteligencia artificial está cada día más presente en nuestras vidas. Por eso, en un período de tiempo más bien corto el uso de esta herramienta tecnológica se normalizará. Tal y como ha sucedido con el Big Data o con el propio uso de los CRM. Como consumidores, las grandes corporaciones seguirán analizando nuestros datos para seguir personalizando experiencias. Como empresas, es necesario adentrarse en este novedoso mundo aunque sea de manera progresiva. Quien no sea capaz de adaptarse a las nuevas tendencias, corre el riesgo de quedarse fuera del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *