febrero 5, 2023

Ocho persona murieron tras ataque terrorista en Somalia

Las fuerzas de seguridad somalíes terminaron un asedio mortal de horas por parte de los terroristas de Al Shabab que asaltaron un popular hotel en la capital Mogadiscio durante la noche, dijo el portavoz de la policía nacional. 

La operación de limpieza en el hotel Villa Rose ha terminado, daremos los detalles más tarde“, dijo el lunes a los periodistas Sadik Dudishe, un portavoz de la policía nacional somalí. 

Al menos ocho civiles murieron en el asedio, según el portavoz de la policía.

Las fuerzas de seguridad somalíes intercambiaron disparos con militantes escondidos en Villa Rose, un hotel en una parte central segura de la ciudad frecuentado por legisladores y funcionarios públicos, a pocas cuadras de la oficina del presidente de Somalia, Hassan Sheikh Mohamud.

Los testigos describieron dos explosiones masivas seguidas de disparos que hicieron que la gente huyera del lugar en el distrito de Bondhere.

Al Shabab, una organización terrorista afiliada a Al Qaeda que intenta derrocar al gobierno central de Somalia desde hace 15 años, se atribuyó la autoría del ataque.

La Misión de Transición de la Unión Africana en Somalia (ATMIS), una fuerza militar de 20.000 efectivos procedente de todo el continente, elogió la respuesta de seguridad “rápida” al ataque en un comunicado el domingo por la noche.

Serie de ataques de represalia

Al Shabab ha intensificado los ataques contra objetivos civiles y militares mientras el gobierno recién electo de Somalia ha seguido una política de “guerra total” contra los militantes.

Las fuerzas de seguridad, respaldadas por las milicias locales, ATMIS y los ataques aéreos estadounidenses, han expulsado a Al Shabab de las partes centrales del país en los últimos meses, pero la ofensiva ha tenido represalias.

El 29 de octubre, dos autos llenos de explosivos explotaron con minutos de diferencia en Mogadishu seguidos de disparos, matando al menos a 121 personas e hiriendo a otras 333.

Fue el ataque más mortífero en la frágil nación del Cuerno de África en cinco años.

Al menos 21 personas murieron en un asedio a un hotel de Mogadishu en agosto que duró 30 horas antes de que las fuerzas de seguridad pudieran tomar el control de los militantes en el interior.

La ONU dijo a principios de este mes que al menos 613 civiles habían muerto y 948 habían resultado heridos en la violencia este año en Somalia, en su mayoría causada por artefactos explosivos improvisados ​​(IED, por sus siglas en inglés) atribuidos a Al Shabab.

Las cifras fueron las más altas desde 2017 y un aumento de más del 30 por ciento con respecto al año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *