Pronostican bajas temperaturas y heladas para los valles de la región de Coquimbo: revisa el detalle

La reciente ola de frío que ha golpeado a Chile ha dejado su huella en la región de Coquimbo, donde las bajas temperaturas y heladas se han convertido en el pan de cada día para sus habitantes. Esta situación es la consecuencia de un sistema frontal que afectó a varias zonas del país la semana pasada.

El meteorólogo Tomás Caballero, del Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA), ha ofrecido un análisis detallado de la situación climática en los valles de Coquimbo. Según Caballero, se espera que entre los días 17 y 19 de mayo, las temperaturas mínimas y las heladas sean bastante intensas. Este evento se asocia a un núcleo frío en altura y un enfriamiento radiativo resultante de noches despejadas.

En términos más concretos, las temperaturas en la región durante estos días oscilarán entre los -1 °C y los 5°C. Las comunas que se verán principalmente afectadas por este fenómeno climático son Salamanca, Vicuña y Canela.

La ola de frío es un fenómeno que se produce cuando las temperaturas bajan significativamente por debajo de lo normal durante varios días. Este fenómeno puede ser peligroso, especialmente para aquellos que viven en zonas rurales o no tienen un acceso adecuado a la calefacción. Además, las heladas pueden tener un impacto negativo en la agricultura, ya que pueden dañar o incluso matar los cultivos.

El fenómeno del núcleo frío en altura se refiere a una masa de aire frío que se encuentra en las capas superiores de la atmósfera. Este fenómeno puede intensificar las condiciones de frío en la superficie terrestre, especialmente durante las noches despejadas. Por otro lado, el enfriamiento radiativo es un proceso por el cual la superficie de la tierra pierde calor en forma de radiación durante las noches despejadas, lo que contribuye a la caída de las temperaturas.

El clima extremo como este puede tener serias consecuencias para la salud y el bienestar de las personas, especialmente para aquellos más vulnerables como los ancianos y los niños pequeños. Los riesgos para la salud asociados con las bajas temperaturas incluyen hipotermia, congelación y aumento de la presión arterial. Además, la ola de frío puede exacerbar las condiciones de salud existentes y hacer que las personas sean más susceptibles a las infecciones respiratorias.

En respuesta a estas condiciones climáticas extremas, las autoridades locales han instado a los residentes a tomar precauciones y mantenerse abrigados. Han aconsejado a la gente que se proteja contra el frío y la helada, asegurándose de tener suficiente calefacción en sus hogares y abrigos de invierno adecuados. También han recomendado que se cuide a los ancianos y a los niños pequeños, y que se preste especial atención a aquellos con condiciones de salud preexistentes.

También es importante destacar que este fenómeno climático extremo puede tener un impacto significativo en la agricultura local. Las heladas pueden dañar los cultivos y afectar los rendimientos, lo que puede tener consecuencias económicas para los agricultores y la comunidad en general. Las autoridades han aconsejado a los agricultores que tomen medidas para proteger sus cultivos y ganado de las heladas y las bajas temperaturas.

En resumen, la ola de frío y las heladas en la región de Coquimbo son un recordatorio de la importancia de estar preparados para los cambios extremos en el clima. La protección contra el frío y la helada es esencial, no sólo para la salud y bienestar humanos, sino también para la economía local y la agricultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *