La “monarquía” de Krist: Testimonios protegidos develan la trastienda de polémica gestión

Krist Naranjo Peñaloza, la gobernadora regional de Coquimbo, se encuentra bajo fuego por sus decisiones y acciones recientes. Las tensiones se han elevado hasta el punto de que los funcionarios del gobierno regional han llevado a cabo una manifestación pacífica, la cual fue disuadida por la gobernadora y sus fuerzas de seguridad.

El descontento con la gobernadora Naranjo no es un fenómeno nuevo. Según el presidente de la Nueva Asociación de Funcionarios, Manuel Barraza, la situación no ha cambiado desde el año pasado. Barraza criticó la falta de respeto y gestión de la gobernadora, una queja que se ha vuelto recurrente en su administración.

El comportamiento de Naranjo ha sido cuestionado en varias ocasiones, con algunos describiéndolo como errático, poco dialogante y con escaso sentido común. Su estilo de liderazgo ha derivado en una serie de problemas, entre ellos una sanción de Contraloría por faltas a la probidad. Sin embargo, esta sanción fue frenada por un recurso presentado en la Corte Suprema.

A pesar de estas controversias, Naranjo fue una figura histórica en 2021 cuando se convirtió en la primera gobernadora regional elegida, ganando con el 62% de los votos. Es importante recordar que su elección tuvo lugar en medio de la agitación política del estallido social, lo que puso a los candidatos independientes en el centro de la política chilena por primera vez.

Naranjo prometió una gestión con “planificación territorial” para enfrentar los desafíos de la sequía, el desempleo y el cambio climático. Sin embargo, su administración ha estado marcada por una baja ejecución presupuestaria y dificultades para avanzar en diversos proyectos.

El trato de Naranjo con los funcionarios del gobierno regional ha sido fuente de tensión. Se han presentado múltiples acusaciones de maltrato, que se han revelado poco a poco, culminando con el caso de un conductor que acusó a la gobernadora de mal uso de un vehículo fiscal.

El cientista político Luis Moncayo sugiere que la elección de Naranjo fue el resultado de un «voto de castigo» por parte de la ciudadanía. Sin embargo, Moncayo advierte que si la ciudadanía comienza a ver el voto como un instrumento de castigo, ese sería el peor de los escenarios.

Además, Moncayo señala que los independientes, como Naranjo, no dan garantías de gobernabilidad. Asegura que los partidos políticos son “necesarios e indispensables”, aunque sean objeto de críticas por parte de la ciudadanía.

A pesar de las controversias y críticas, parece que Naranjo está decidida a buscar la reelección. Actualmente, se encuentra en Santiago buscando el respaldo de un partido para postular a un segundo período al mando del gobierno regional de Coquimbo.

En resumen, la gestión de Krist Naranjo Peñaloza como gobernadora regional de Coquimbo ha sido objeto de críticas y controversias. Las acusaciones de maltrato, la falta de respeto y gestión, y las dificultades para avanzar en proyectos han marcado su administración. Sin embargo, a pesar de todo, Naranjo parece decidida a buscar la reelección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *