febrero 3, 2023

Muchos de los colaboradores externos de los corredores están actuando fuera de la normativa - Punzo

Corredores y corredurías pueden utilizar para la distribución de seguros a personas físicas o jurídicas que, a través de un contrato mercantil, se convierten en colaboradores externos. A respuesta de una consulta de Inade, la DGSFP ha respondido que no pueden apoyarse en otros colaboradores para la venta de seguros.

«Por desgracia, esta es una cuestión que se da con demasiada frecuencia en el mercado nacional», advierte Adolfo Campos, director de Inade. Extrapolando los datos de las alrededor de 300 corredurías a la que consultora lleva la DEC, «podemos afirmar que el 35% del negocio que gestionan los corredores proceden de colaboradores externos. Es una cifra bastante significativa», remarca. Hay corredurías que llegan a tener hasta 2.000 colaboradores externos directos.

Esta problemática está afectando, además, a los planes de integración, pues los corredores que entran a formar parte de una nueva organización pierden esta función y pasan a ser colaboradores externos, por lo que los que eran sus colaboradores externos quedan fuera de la normativa.

Responsabilidad de las corredurías para ser vigilantes y eliminar «praxis fraudulentas»

Puesto que los colaboradores externos realizan su actividad bajo la dirección, responsabilidad civil y capacidad financiera del corredor para el que actúan, corresponde a la propia empresa, sin recurrir a la Administración, «poner orden» en su organización. «La correduría de seguros tiene que ser muy vigilante de su red de colaboradores externos. Hay que montar estructuras para ello. Es una responsabilidad individual, pues está en juego el negocio. No podemos cargarle toda la responsabilidad al supervisor», indicaba Campos. Se trata de eliminar del mercado «praxis fraudulentas» y, en suma, dar garantías de profesionalidad al consumidor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *